ÁREAS DE ATENCIÓN

|

/

/

/

El consumo de antidepresivos se ha disparado en España. Desde que se extendió el diagnóstico de la depresión y su prescripción en los centros de atención primaria en la década de los noventa, el uso de estos fármacos ha vivido una escalada constante. Su uso se ha doblado en una década. De las 30 dosis diarias por cada 1.000 habitantes registradas en el año 2000 se ha pasado a 64 en 2011, según los últimos datos de la OCDE. Y si ese incremento había sido progresivo —desde el gran salto provocado por la aparición y la popularización de medicamentos como la Fluoxetina a finales de los ochenta, desde el inicio de la crisis la escalada ha sido algo mayor. Entre 2008 y 2009 la venta en las farmacias de antidepresivos aumentó un 5,7%, y entre 2009 y 2010 un 7,5%; hasta los 37,8 millones de envases, según datos de la consultora de referencia del sector IMS Health. En 2012 se superaron, con mucho, los 38 millones.

 

“Hay un consumo indicado por los médicos pero reclamado por el paciente para problemas relacionados con el sufrimiento y el dolor. Para afrontar un duelo, para paliar el malestar tras una ruptura amorosa, también para los problemas laborales”, apunta Eudoxia Gay, presidenta de la Asociación Española de Neuropsiquiatría (AEN). Los médicos, reconoce, los prescriben para afrontar estas realidades y también para los síntomas leves y moderados. Ejemplo de ello es que al ritmo que han crecido los antidepresivos lo han hecho también los ansiolíticos (cuyo uso ha aumentado un 37,3% desde el año 2000 a 2011) y los medicamentos hipnóticos y sedantes, que se han incrementado un 66,2%, según un estudio de investigadores de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

 

Los profesionales sanitarios admiten que la falta de medios para enseñar cómo manejar esas frustraciones a veces se suple con una receta.

 

A continuación enumeramos una serie de problemas que pueden padecer algunas personas. Tenga en cuenta que son dificultades que no tienen necesariamente que constituir un diagnóstico psicológico.

 

Problemas del Estado de Ánimo

- Depresión

- Manía

- Trastorno Bipolar

                                  

Problemas de Ansiedad

- Ataques de Pánico

- Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC)

- Trastorno por Estrés Post Traumático (TEPT)

- Fobia específica (Sangre, agujas, volar, animales, etc.)

- Fobia Social

- Agorafobia

                                  

Problemas de Pareja

                                  

Problemas de la Conducta Alimentaria

- Anorexia

- Bulimia

 

Problemas del Sueño

- Insomnio

- Terrores Nocturnos

- Sonambulismo

                                  

Problemas con el control de impulsos

- Juego patológico (Apuestas deportivas, Bingo, etc.)

- Robar

                                                    

Problemas relacionados con Sustancias

- Alcohol

- Cannabis

- Cocaína

 

Trastornos de Personalidad

 

Otros

- Maltrato

- Peritajes Psicológicos

 

Si se siente identificado con alguna de ellas y quiere que le ayudemos a superarlas, póngase en contacto con nuestro equipo.

 

Además, si necesita consultar cualquier duda, nuestro equipo de psicólogos le ofrecerá orientación gratuita al respecto a través de nuestro formulario. Escríbanos, y le responderemos con la mayor brevedad posible.